Disco Logo
Cargando...
Resident Evil Village (2021)
Una pesadilla llena de acción
 

Resident Evil es una de las grandes franquicias del mundo de los videojuegos, se debe al hecho de que este título se convierte innegablemente, en una de las historias más queridas  al marcar popularidad en la infancia de un gran porcentaje de la comunidad gamer actual. En Shinka no nos quisimos restar de aquel hecho y hoy les presentamos nuestro review:

Este juego es la continuación directa de la séptima entrega y continúan con la ambientación lúgubre pero se desvia y profundiza la fantasía gótica. Atrás queda la violencia gore mórbida y psicopática de Jack Baker para entrar en el universo del propio folclore y mitología de Rumania. Un giro narrativo interesante pero también descolocante, el bestiario se amplía puesto que ya no son sólo zombies, también hay hombres lobos y vampiros.

En cuanto a la jugabilidad no tiene grandes críticas, es un juego que no presenta problemas ni con la capacidad de movilidad de la cámara ni con los controles principales, sigue siendo un videojuego en primera persona lo que nos permite ser el verdadero protagonista de la historia, siendo Ethan sólo un avatar de nuestra experiencia pero sin ser en ningún momento solo una cáscara vacía, puesto que sus reacciones y emociones también son las nuestras y la capacidad de inmersión en su narrativa se logra bastante bien puesto que todo lo que le sucede es algo que nosotros estamos viendo, experimentando y de cierta manera también compartiendo. En esta oportunidad sus diálogos son más extensos y profundos que en la entrega anterior. El desarrollo de la historia puede tomar entre 9 y 10 horas en dificultad normal, una cantidad de horas decentes llenas de mucha acción y puzzles muy entretenidos aunque perdiendo libertad al momento de explorar, la narrativa de las misiones resulta muy lineal y es difícil perderse en el mapa como sucedía en antaño. Su dificultad resulta algo simple y poco imaginativa al momento de enfrentarse a los vilanos pero se compensa con una cantidad enorme de acción frenética que llena la pantalla en varias ocasiones.

El nivel gráfico es probablemente de los mejores dentro de  la franquicia teniendo un gran nivel de acabado en el detalle de las texturas, el diseño de los personajes, el uso de pequeños destellos en una constante oscuridad interior y en los exteriores. Obtiene provecho de la capacidad de hardware con un magnífico desempeño artístico desde la concepción artística de los personajes dotándoles de un carisma y personalidad visual única así como también nunca dejando de lado los aspectos como el vestuario y detalles en los decorados de sus escenarios y paisajes.

A nuestro parecer la capacidad técnica más notoria y mejor desempeñada es el sonido, es una experiencia totalmente inmersiva por lo que recomendamos jugar este videojuego con audífonos (y obviamente durante de noche). La música está compuesta, editada y mezclada de tal manera que resulta imposible no sentirse participe de la historia activándonos  en los momentos de mayor acción y sin poder desviar nuestra atención en los momentos de mayor horror y suspenso.

En cuanto al postgame al terminar la campaña principal se desbloquea una extensa lista con misiones o desafíos, los cuales nos entregarán recompensas en forma de puntos, que luego se canjean por mejoras en las armas a nivel visual o de capacidad y  canjeables por ilustraciones, además de elementos artísticos del desarrollo del juego. Por consiguiente, esto trae consigo la invitación como ya es de  costumbre, a volver a jugar una partida en máxima dificultad para completar ciertos coleccionables.

Lo más disfrutable al finalizar el juego es que vuelve el Modo Mercenarios, mini juego que se había quedado en la sexta entrega y que ofrece la oportunidad de extender la vida del juego en varias horas pues resulta muy entretenido y desafiante poder cumplir con sus desafíos.

En definitiva: es un buen juego, bastante entretenido y diverso respecto a sus predecesores. Es un híbrido entre la acción de la quinta y sexta entrega con los toques del terror más rural de la cuarta recuperando algo del survivor horror de los primeros videojuegos. Lamentablemente la baja en la dificultad y lo lineal que resulta lo deja un poco más atrás de los grandes títulos de la franquicia pero que no cae en lo malo. Recomendable para quienes son fans de la saga y quienes extrañan el horror más clásico. 

A continuación, les dejamos el trailer para que se motiven a jugarlo:

   

 

 
Por

good for health, bad for education.
Comparte este artículo